Trombosis Hemorroidal2019-03-15T17:52:28+00:00
Pide Cita

Prevención de la Trombosis Hemorroidal

El consumo abusivo de alcohol, picantes o un episodio de diarrea puede favorecer la aparición de una trombosis hemorroidal, que es una manifestación aguda de las hemorroides internas. Se trata de la formación de uno o varios coágulos en el interior de las venas del plexo hemorroidal externo que pueden generar un intenso dolor y dificultar el desarrollo de muchas acciones de tu vida cotidiana. ¿Sientes dolor constante? ¿Tienes un bulto en la zona anal? Nosotros sabemos cómo curarte. Pide cita ya a través de formulario o por teléfono.

El Instituto Proctológico Dr. Padrón ha elaborado una Guía para la Prevención de la Trombosis Hemorroidal, que podrás descargarte de forma gratuita.

¿Cómo se produce la trombosis hemorroidal?

La trombosis hemorroidal es una complicación de las hemorroides simples, lo que provoca un cuadro agudo de intenso dolor. En el caso de la trombosis hemorroidal externa, se observa como una zona violácea, negruzca y dura en el margen del ano, siendo muy doloroso al tacto. Uno de los principales problemas de las hemorroides que salen al exterior es cuando, debido a la contracción del esfínter, queda atrapada en el exterior, volviéndose dura, dolorosa y no pudiéndose reducir.

El principal síntoma de una trombosis hemorroidal externa es  la aparición de un bulto violáceo, negruzco y duro en el margen del ano, siendo muy doloroso al tacto. A veces es posible que la presión que ejerce en la piel provoque una úlcera y salga sangre.

La aparición del dolor se produce principalmente durante la defecación, al sentarse, caminar o simplemente al tocar la zona. Esta situación puede llegar a impedir al paciente sentarse o dificultar la defecación debido al intenso dolor.

El diagnóstico de la trombosis hemorroidal externa es muy sencillo. Se lleva a cabo en la consulta con el médico y puede realizarse con una inspección directa de la zona por parte del especialista.

Lo más habitual es que la trombosis hemorroidal se solucione de forma espontánea al cabo de unos días, disminuyendo todos los síntomas de forma paulatina, reintroduciéndose al interior del canal anal y disminuyendo su tamaño.

Por lo general, la trombosis hemorroidal se resuelve espontáneamente, aunque aquí te ofrecemos algunas recomendaciones que pueden ayudarte a aliviar las molestias.

  • Utilizar hielo o compresas frías.
  • Analgésicos, para controlar el dolor.
  • Baños de asiento
  • Ablandadores de heces, para facilitar la defecación.

En estos casos, el trombo se reabsorbe poco a poco durante las siguientes semanas, aunque el dolor se alivia al cabo de 2 ó 3 días y el bulto en los siguientes 7-10 días.

También es posible, en algunos casos, la reducción de la hemorroide trombosada manualmente en los primeros días. Para ello es habitual el uso de pomada anestésica, realizándose en consulta médica. Tras esta reintroducción, se minimiza la presión ejercida por el esfínter anal y se restablece la circulación venosa normal en las venas hemorroidales.

  • Evitar el estreñimiento mediante una dieta rica en fibra, frutas y verduras, además de beber de 1’5 a 2 litros de agua al día.
  • Evital el consumo excesivo de sustancias tóxicas como el alcohol o así como el consumo de otras sustancias irritantes como el chocolate o el café. En caso de que haya síntomas de prolapso o sangre al defecar habitualmente, es recomendable acudir a revisión y tratar las posibles hemorroides para prevenir cuadros como la trombosis hemorroidal.
  • Realizar ejercicio físico de forma regular.
  • Lubricar el margen anal con aceite o vaselina antes de ir al baño para favorecer la salida de las heces y que no haya que hacer tanto esfuerzo.
  • La postura a la hora de ir al baño también es importante. Se recomienda utilizar un pequeño escalón para que las rodillas estén un poquito más altas que la cadera (esto rectifica la curvatura normal entre el recto y el canal anal y facilita la salida de las heces para evitar esfuerzos.

En aquellos casos en los que el dolor es muy intenso, se recomienda  la extirpación de la hemorroide trombosada mediante cirugía. Se trata de un procedimiento de carácter ambulatorio, con anestesia local y pronta recuperación. Es importante señalar que antes de proceder a la cirugía es necesario evaluar la gravedad del problema, por si hubiera otros problemas en la zona anal, especialmente una trombosis hemorroidal interna.

Cuando la cirugía para la evacuación del coágulo es realizada dentro de las 48 a 72 horas siguientes a la aparición de la trombosis hemorroidal externa suele obtenerse un alivio rápido de los síntomas. Esto es recomendable en pacientes que sufren dolor muy intenso o que sufran ulceración o ruptura a lo largo de las primeras 72 horas.

Pide Cita
PEDIR CITA / SOLICITAR INFORMACIÓN

Lugar de la consulta:

Su nombre:

Email:

Teléfono de contacto:

¿Algo que añadir? (opcional)

Acepto la Política de privacidad