Fisuras

Consiste la fisura anal, en una simple herida en el borde del ano, originada a raíz de un episodio de estreñimiento en la mayoría de los casos, aunque también puede aparecer tras una defecación diarreica. Esta pequeña herida produce la contracción de unas fibras circulares denominadas esfínter interno. La contracción de estas fibras por un lado produce dolor, y por otro lado, impide la curación de la fisura. La fisura anal es, por lo general, completamente benigna pero, con frecuencia, extraordinariamente dolorosa.
La operación de fisura más frecuentemente utilizada por nuestro equipo es la denominada esfinterotomía lateral interna. Es una operación que realizamos habitualmente con anestesia local, consiste en la sección parcial de las citadas fibras, produciendo de modo indirecto, la desaparición progresiva del dolor y la curación de la misma.
La herida practicada para esta operación es extraordinariamente pequeña, prácticamente imperceptible, por lo que no lleva puntos ni tiene, en la práctica, postoperatorio. Las gasas que se dejan como apósito sólo tienen como finalidad realizar una compresión externa que evite o modere el posible hematoma consecuencia de este pequeño corte. El apósito puede retirarse a las pocas horas no precisando, al día siguiente, cura alguna pudiendo realizarse la higiene de esa zona sin precaución especial alguna. El dolor en la próxima defecación suele ser menor al que el paciente solía presentar antes de la operación, desapareciendo de modo progresivo en los próximos días.
En caso de precisar una exploración anal no urgente es aconsejable esperar por espacio de dos meses pues ésta exploración suele ser dolorosa durante este tiempo, aunque el paciente esté sin dolor alguno.
Estas intervenciones se realizan con anestesia local, sin ingreso en clínica. Esta operación no suele precisar baja laboral.
Ver folleto
Ver vídeos
Ver artículos

Cita Previa

Solicítela ahora. Nosotros
nos encargaremos del resto.

SOLICÍTELA