¡¡Menos mal que existe internet y finalmente se pueden preguntar estas cosas!!

Tal vez las cosas cambien y algún día hablemos de sexo con nuestros nietos pero hoy por hoy a primera vista diríamos que los consejos de la abuela en este campo escasean.

El hecho de que el sexo, el sexo anal especialmente, siga siendo un tabú social (aunque cada vez menos) implica que cuestiones que tal vez preocupan a la ciudadanía no se aborden. La educación sexual no debería quedar en manos del cine o la publicidad que generalmente van a mostrar una realidad bastante sesgada y diferente de lo cotidiano de la mayoría de la población.

Pautas más importantes si se van a tener prácticas sexuales que impliquen penetración anal

Las pautas más importantes si se van a tener prácticas sexuales que impliquen penetración anal que sugerimos son: mucha lubricación, ir poco a poco (comunicarse con la pareja si hay dolor) y utilizar preservativo para evitar infecciones bacterianas y el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Muy importante también es realizar éste y cualquier otro tipo de acto sexual con un claro consentimiento mutuo y no bajo la presión de una de las partes… una sexualidad sana implica libertad para experimentar y libertad para decidir cuando algo no es agradable.

Ahora a lo nuestro, la proctología. Si bien el sexo anal no debe causar hemorroides, es posible que unas hemorroides existentes se irriten y la sintomatología empeore debido a tener relaciones sexuales anales. Lo indicado es tratar las hemorroides y que las prácticas sexuales sean seguras, es decir, utilizar preservativos para evitar el contagio de posibles enfermedades de transmisión sexual (ETS) y lubricar para reducir la fricción.

Existen otras patologías proctológicas que vale la pena mencionar al hablar de sexo anal: la fisura anal y los condilomas acuminados.

En el caso de padecer una fisura anal, el sexo anal no solo estaría contraindicado, sino que probablemente el dolor al intentar la penetración sería insoportable. Frecuentemente la fisura anal provoca una contracción del esfínter que no permite siquiera el tacto rectal (palpar el canal rectal con el dedo).

Los condilomas acuminados son muy contagiosos y el sexo sin preservativos presenta un alto riesgo de contagio de la pareja y al autocontagio (extensión de los condilomas por las zonas de la piel cercanas). Se trata de una infección vírica en la que aparecen unas verrugas que se extienden en forma de racimo. Deben tratarse de manera tópica o quirúrgica ya que no se van por si solos.

Recuerda, el sexo sano y seguro te protege a ti y a los que quieres.