Defecar es una de nuestras necesidades fisiológicas básicas y el momento de sentarse en el baño es una actividad íntima de la que apenas hablamos. Desde que se inventó el retrete moderno cambió la forma en que hacemos nuestras necesidades. Pero, desafortunadamente, este cambio no fue para bien. Te explicamos por qué.

Como nos recuerdan los proctólogos, y han confirmado numerosos estudios, la forma correcta de hacer nuestras necesidades es aquella que utilizamos cuando no hay retretes: en cuclillas, con los mulsos flexionados sobre el abdomen. De esta manera disminuye la capacidad de la cavidad abdominal y aumenta la presión intra-abdominal, que favorece la expulsión.

Cuanta mayor fuerza hacemos, mayor probabilidad de hemorroides

El músculo puborrectal es el encargado de retener las heces mientras estamos “aguantándolas”. Al sentarnos en el váter estrangulamos dicho músculo y provocamos que nuestro recto no se afloje del todo y esto suponga que tengamos que hacer más fuerza. Al ponernos en cuclillas este músculo se relaja y todo es más fácil y rápido.

Es cierto que estar sentados en una silla es más cómodo que sentarse en cuclillas, pero esa “mala postura” hace que tardemos hasta tres veces más en hacer nuestras necesidades y que aparezcan dolencias comunes como el estreñimiento, hemorroides (al defecar incorrectamente aumenta la presión en los vasos sanguíneos de la región anal) e, incluso, problemas de erección (que en muchos casos están causados por la hinchazón de ciertos vasos próximos al recto que provocan a su vez una irritación de algunos nervios contiguos que intervienen en la erección).

Poner un escalón bajo nuestros pies

Colocar un pequeño escalón bajo tus pies te permitirá adoptar una postura natural consiguiendo tener un ángulo de 35o, la angulación perfecta para estar de cuclillas a la hora de defecar.

Hace algunos meses, desde el Instituto Proctológico Dr. Padrón pusimos en marcha una campaña para la prevención de hemorroides que llevaba por título «Siéntate bien, siéntete bien» con el objetivo de hacer énfasis en cambiar hábitos sencillos como lla postura al ir al baño para prevenir la aparición de las hemorroides.

Beneficios de sentarnos en cuclillas a la hora de ir al baño

  • Los beneficios de adoptar una postura correcta en el retrete son:
  • Facilita el proceso de evacuación natural del cuerpo.
  • Protege el suelo pélvico y los nervios vinculados a la próstata, la vejiga y el útero, ya que se evitan las presiones que ejercemos al ir al baño.
  • Previene el estreñimiento y las hemorroides.
  • En el caso de las mujeres, evita la presión ejercida sobre el útero y las prepara para un parto natural.
  • También facilita la completa evacuación de la orina del tracto urinario, previniendo infecciones urinarias.