sindrome del elevador

¿En qué consiste el síndrome del elevador?

Este síndrome ano-rectal está entre los más enigmáticos que afronta el especialista en proctología. El dolor ano-rectal descrito como molestia sorda o presión que empeora al sentarse y puede desaparecer al ponerse de pie se conoce como síndrome del elevador. El dolor puede caracterizarse también por ardor constante, y los pacientes describen a menudo la sensación de que «se sientan sobre una pelota».

El elevador del ano es un músculo situado en la pelvis, formado a su vez por tres músculos o fascículos: el puborrectal, el pubococcígeo y el ileococcígeo. Todos juntos actúan como esfínter a nivel del canal anal y suelo pélvico. Se piensa que el síndrome del elevador se produce por una contractura o espasmo de este músculo, especialmente el fascículo puborrectal, que da la vuelta alrededor de la pared posterior del canal anal. En las pruebas diagnósticas no suelen encontrarse alteraciones que lo expliquen. Las causas de este síndrome no son totalmente conocidas.

En muchas ocasiones se relaciona con periodos de estrés, siendo este también un agravante de la enfermedad. También con intervenciones o procesos inflamatorios o infecciosos de la zona pélvica. Se cree que puede afectar en torno al 6% de adultos (especialmente mujeres de mediana edad), aunque este porcentaje puede ser mayor, ya que está infradiagnosticado. Es una patología benigna.

¿Quieres recibir información en tu correo sobre el síndrome elevador?
Tratamiento del síndrome del elevador - Instituto Proctológico Dr. Padrón

Posibles causas

No se encuentra un factor causal durante la exploración física, pero el dolor se puede desencadenar después de traumatismo, como sucede en caso de tacto rectal doloroso o de parto. Los viajes largos en automóvil pueden precipitar este dolor, del mismo modo que las operaciones ginecológicas o urológicas. Las mujeres con este problema superan en gran número a los varones, y hay dudas sobre la influencia psicológica, puesto que este síndrome suele ocurrir en personas muy ambiciosas o ansiosas. La exploración física es negativa, salvo por hipersensibilidad ocasional en el músculo elevador que se desencadena durante la palpación. La palpación del músculo elevador puede reproducir también el dolor. Este músculo puede dar la impresión de cordón o banda, y muchas veces es más sensible a la izquierda que a la derecha.

No se ha logrado identificar la causa de este trastorno, pero como explicamos anteriormente, se considera que está relacionado con espasmo del músculo elevador. Muchos pacientes se tranquilizan al saber que no tienen cáncer. En nuestra experiencia, el mejor tratamiento consiste en la tracción del músculo elevador del ano con el paciente en posición genu-pectoral.

Tratamiento del síndrome del elevador

El tratamiento inicial se hace durante la exploración. Por medio de un tacto rectal, traccionaremos el músculo, lo cual muchas veces alivia la contractura. Posteriormente, se prescribirá calor local (por medio de baños de asiento tibios), analgésicos y un relajante muscular, como el diazepam.

En ocasiones puede ser de utilidad realizar infiltraciones con anestesia local y corticoides directamente en el músculo para aliviar los síntomas.

Existen otros métodos terapéuticos, como el biofeedback y la estimulación electrogalvánica, que pueden ser de utilidad en casos rebeldes o crónicos.

Conviene mencionar que desgraciadamente esta patología muchas veces puede volverse crónica y tener recaídas a pesar de las múltiples opciones de tratamiento.

line-height: 150%;