Las hemorroides (o almorranas) son uno de los problemas más comunes de la capa interior del recto, muy frecuentes tanto en hombres como en mujeres. En el Instituto Proctológico Dr. Padrón, somos expertos en el diagnóstico y tratamiento de hemorroides. Sabemos cómo curarte. Si sientes dolor o picor en la zona debes acudir cuanto antes a nuestro centro. Pide cita ya por formulario o por teléfono en el 928 244 713 ó 922 257 820.

¿Cómo se tratan las hemorroides?

En términos generales, los tratamientos para combatir las hemorroides pueden ser terapéuticos o quirúrgicos. A continuación, te explicamos las características de cada uno de ellos.

Los terapéuticos son aquellos que se basan en los tratamientos médicos conservadores como pomadas, administración de algunos medicamentos o cambios en la dieta. Este es el caso de las hemorroides de grado I-II.

Sin embargo, los tratamientos terapéuticos no son siempre suficientes. De hecho, según los expertos, estadísticamente entre un 5 y un 10% de quienes padecen hemorroides requerirán una intervención quirúrgica para eliminarlas de forma eficaz. Por esta razón, en ocasiones las hemorroides de grado I-II precisan de la realización de ligaduras elásticas, un tratamiento ambulatorio e indoloro que no requiere baja médica.

Por su parte, en los casos de hemorroides de grado III-IV se plantean diferentes técnicas quirúrgicas como solución. Al tratarse de hemorroides de mayor grado es necesaria una intervención más compleja por lo que se tratan en fases para evitar la realización de una intervención agresiva. De esta forma, se extirpan las hemorroides en varias sesiones quirúrgicas ambulatorias, con anestesia local y sin necesidad de baja médica para evitar el postoperatorio doloroso de una cirugía más agresiva.

En cuanto al tratamiento de cada tipo de hemorroide, las más comunes como la trombosis hemorroidal se tratan principalmente con pomadas y antiinflamatorios que, en muchas ocasiones, no resultan efectivos. Por ello, para su eliminación definitiva se utiliza la cirugía ambulatoria en la cual se realiza una pequeña incisión por medio de la cual se drena y se coagula el vaso que ha sangrado. Esta intervención se realiza de forma segura y sencilla bajo anestesia local por lo que el postoperatorio es indoloro y requiere un reposo relativo de uno o dos días. El tratamiento de mantenimiento posterior a la cirugía se lleva a cabo mediante lavados, cremas lubricantes y la ingesta de analgésicos comunes.

En el caso de las hemorroides externas, éstas se tratan con cirugía exterior ambulatoria a través de la aplicación de anestesia local. La intervención consiste en extirpar las hemorroides y coagular sin dar puntos ya que existe un área contaminada muy cercana y pueden darse infecciones. En algunos casos dependiendo del grado de complicación de las hemorroides o de la cirugía se añaden antibióticos o no.

Las hemorroides congestionadas requieren un tratamiento de entrada no quirúrgico, es decir, se trata de bajar la inflamación de la zona con frío, baños de asiento o cremas anestésicas. Tras ello se realiza una revisión interior con un aparataje que entra dentro del canal anal para visualizar cómo está la mucosa interna. A partir de ese momento se verá si existen hemorroides internas o no.

Si existen hemorroides internas el siguiente paso es realizar un sistema sencillo que se denomina ligadura elástica o banda elástica. Se trata de un sistema ambulatorio donde primero se aplica crema anestésica y luego se introduce un rectoscopio o anoscopio para trabajar dentro del canal anal a través de una aspiración de la mucosa sobrante para atraparla, clamparla mediante un anillo y luego colocar anestesia en la zona. Es un sistema ambulatorio e indoloro que permite al paciente volver a casa el mismo día. En ocasiones este tipo de hemorroides requieren de más sesiones para su eliminación definitiva.

Vídeo interactivo para descubrir si tienes hemorroides

Las hemorroides son dilataciones del tejido mucoso que está dentro del canal anal o en la zona del margen externo. Normalmente estas dilataciones se prolapsan hacia el exterior y pueden inflamarse y producir síntomas como prurito, sangrado o sensación de dolor.

Se trata de una de las patologías más frecuentes en la población general y, al mismo tiempo, de las más tratadas en Proctología. De hecho, entre un 30 y un 50% de la población mayor de 45 años las padece.

Sin embargo la causa más importante de que se dilaten, se congestionen y se produzcan estas varices hemorroidales internas suelen ser los esfuerzos defecatorios como en el caso de pacientes con estreñimiento, con heridas, estrecheces, partos o postpartos.

¿Quieres saber si tienes hemorroides? Con este vídeo interactivo que hemos elaborado desde el Instituto Proctológico Dr. Padrón, podrás averiguar si los síntomas que padeces pueden ser indicios de padecerlas o no. Descubre si es necesario acudir al proctólogo respondiendo a las sencillas preguntas que te planteamos en el vídeo.

VÍDEO INTERACTIVO

El diagnóstico de las hemorroides

Habitualmente los pacientes acuden a su médico con problemas de picor, sangrado, inflamación y/o dolor en el canal anal. Tras una breve entrevista, el especialista realiza una inspección visual y una exploración física para determinar con exactitud de qué patología se trata.

En el caso de las hemorroides, hay diferentes tipos y dependiendo de cuál se dé en cada paciente se aplica un tratamiento u otro. Existen hemorroides leves que se consideran de grado I-II  y hemorroides más severas cuya terminología es el grado III-IV.  Dentro de estos dos grandes grupos encontramos:

Se trata de una congestión hemorroidal que sobresale del margen anal, se inflama y forma una especie de bulto de color violáceo cuyo contenido es una rotura de un vaso venoso. Esta hemorroide es una de las más frecuentes entre la población.

Son aquellas hemorroides que siempre están fuera, que no se meten dentro del margen anal ni desaparecen por inflamación.

Son las hemorroides que se prolapsan hacia afuera. Se dan con mucha frecuencia en los postpartos sobre todo si ha habido episiotomías, fórceps o ventosas durante el parto ya que del esfuerzo salen hacia afuera y se congestionan.

Son aquellas hemorroides que se prolapsan hacia el exterior y suelen ser las que más sangran, las que más molestan y dan sensación de tenesmo, es decir, ganas de ir al baño.

line-height: 150%;