Realizar ejercicio físico de manera habitual es muy beneficioso para nuestro organismo. Gracias al deporte ayudamos al correcto funcionamiento de todos nuestros órganos incluidos los hábitos intestinales. Sin embargo, existen algunas patologías proctológicas que pueden tornar difícil la realización de ejercicio físico. ¿Es posible practicar deporte con hemorroides y sin molestias? En este artículo te explicamos cómo hacerlo y sobre todo cómo aliviar esta patología tan común.

Practicar deporte con hemorroides

A pesar de que el deporte facilita el tránsito intestinal y, por tanto, nos ayuda a mantener unos hábitos de defecación mejores lo que a su vez previene la aparición de hemorroides, no siempre hay tanta suerte. En ocasiones, hay personas que de por sí son propensas a la aparición de almorranas y otras, en cambio, cuentan con otros factores que las propician.

En estos casos, realizar deporte con hemorroides puede ser un calvario. Por ello, los expertos en Proctología ofrecen una serie de recomendaciones para compatibilizar esta patología con la actividad deportiva:

  • Mantener una dieta saludable.
  • Beber suficiente cantidad de agua al día.
  • Realizar baños de asiento para aliviar las hemorroides.
  • Limpiar y secar la zona anal de forma adecuada tras cada defecación.
  • No utilizar ropa muy ajustada.
  • No abusar de productos astringentes como el alcohol, determinados preparados para los entrenamientos, especias o alimentos picantes.
  • Tener precaución en la realización de determinados deportes.

¿Qué deportes se recomienda en caso de tener hemorroides?

En lo que respecta al último punto de las recomendaciones de los proctólogos, lo cierto es que sí se puede realizar deporte con hemorroides pero es necesario tomar precauciones para evitar daños y molestias dolorosas.

Así, existe una serie de deportes de bajo impacto que son totalmente compatibles con las almorranas y, por su parte, otros deportes de alto riesgo que son más dificultosos a la hora de su realización con esta patología.

Los ejercicios de bajo impacto recomendados en caso de sufrir hemorroides son sobre todo los aeróbicos. Estos ejercicios estimulan el sistema cardiovascular y, por tanto, ayudan a desinflamar la zona afectada por la mejora de la circulación sanguínea. Estos deportes incluyen principalmente a la natación y también a caminar.

No obstante, el yoga, el pilates y los ejercicios de Kegel pueden ser muy beneficiosos también en caso de padecer hemorroides ya que además de permitir la relajación de los músculos ayuda a estirarlos y tonificarlos.

En cambio, existen otros deportes que deben evitarse cuando alguien tiene hemorroides. Se trata de aquellos ejercicios físicos en los que se ejerza presión sobre la zona de la espalda y el abdomen. Esto hace referencia sobre todo a deportes en los que se levante mucho peso como la halterofilia o el CrossFit.

También es muy importante evitar todos aquellos deportes que incluyan en su práctica permanecer mucho tiempo sentado ya que esto puede inflamar la zona anal e irritarla. Estos deportes son sobre todo ciclismo, remo o equitación.  

¿Cuándo acudir al especialista en caso de tener hemorroides y hacer deporte?

En términos generales, si las hemorroides son crónicas, es decir, que ya han sido controladas con anterioridad o bien son de aparición puntual y asintomática, no hay problema para realizar deporte.

Sin embargo, en caso de que las hemorroides presenten síntomas como sangrado abundante o prolapso de hemorroides es necesario acudir a un proctólogo antes de realizar ningún tipo de deporte para que el experto pueda determinar el impacto que pudiera tener la actividad física.

En el Instituto Proctológico Dr. Padrón contamos con más de 30 años al servicio de nuestros pacientes con problemas proctológicos puntuales o recurrentes. Si necesitas solucionar tu problema de hemorroides no dudes en contactar con nosotros en nuestros centros de Las Palmas de Gran Canaria o de Santa Cruz de Tenerife.